Paisajes increíbles
Las últimas nieves
Patrimonios turísticos e históricos
Pizarra
Amaneceres sorprendentes
Energías renovables

Ir a portada  más menos Escuchar el texto Extranet


De Pradoluengo al Nacedero

FOTO

A pie y en bicicleta. Dificultad: media-baja. Distancia aproximada: 13 Km. Duración aproximada: 4h. 40 min. Cota máx.: 1.590 m. El Nacedero. Cota mín.: 960m. Pradoluengo. Interés: Arquitectura popular de entramado, con mayor número de ejemplares en los pueblos adyacentes del Valle de San Vicente. Arquitectura indiana. Edificios públicos decimonónicos. Industria textil tradicional. Entorno natural de enorme belleza con amplios bosques de pinos y hayas. A tener en cuenta: El camino que discurre junto al río tiene zonas embarradas la mayor parte del año.

En la cara norte de la Sierra de la Demanda, enclavada en un estrecho valle se encuentra la villa de Pradoluengo, conocida desde siempre por la excelente calidad de sus bayetas, paños, boinas y calcetines y por su entorno natural, siendo el punto de partida escogido por numerosos senderistas para conocer los más bellos parajes serranos. El Río de Pradoluengo será nuestro compañero de viaje en un breve recorrido por la historia de esta villa textil y por la exuberante naturaleza que lo rodea. Para comenzar la marcha tomaremos como referencia la plaza de toros situada en las afueras al este del pueblo. Siempre con la vista del río a nuestra derecha partimos con precaución por la carretera. Transcurrido apenas un kilómetro abandonamos el asfalto para coger el camino que surge a nuestra derecha y llegar a un puente junto a un pequeño merendero que invitará a pasar un agradable día de campo. A partir de aquí el camino discurre alternativamente a uno y otro lado del río, en ocasiones con zonas embarradas y abundantes charcos. Las laderas que flanquean el recorrido están cubiertas por extensas masas de pinares y, sobre todo, hayedos. Estos bosques mágicos albergan especies cinegéticas como el corzo, el ciervo o el jabalí y a otros animales como el azor, el ratonero, el cuco, las pequeñas aves insectívoras, el gato montés, la ardilla, el zorro o el lobo y, como en nuestro caso, proporcionan un marco incomparable donde pasar el día. Poco a poco el valle se va cerrando ganando en espectacularidad y belleza, a lo que contribuyen los magníficos hayedos que iremos encontrando. Finalmente tras una suave ascensión llegaremos a nuestro destino, el Nacedero, venero del que manan aguas puras y frías a lo largo de todo el año. Para regresar volveremos sobre nuestros pasos hasta que surge a nuestra izquierda un camino que discurre a media ladera por el pinar. La altura que poco a poco habremos ido ganando nos permitirá disfrutar de una completa panorámica del valle hasta el mismo Pradoluengo.



« De Jaramillo Quemado a la ermita de Valpeñoso De Tolbaños de Arriba a la Laguna de Haedillo »

logo junta logo feoga logo ministerio logo leader logo agalsa logo diputacion

¿Quieres que te informemos con un SMS de los eventos que tienen lugar en la Sierra de la Demanda?

mail

mail


¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.


mail
Asociación Grupo de Acción Local AGALSA Sierra de la Demanda
C/ Ondevilla, 24. 09199. Pineda de la Sierra. Burgos. España
Tfnos. 947 42 40 28 / 608 742 743
Fax: 947 42 40 29
agalsa@sierradelademanda.com