Energías renovables
Patrimonios turísticos e históricos
Paisajes increíbles
Amaneceres sorprendentes
Pizarra
Las últimas nieves

Ir a portada  más menos Escuchar el texto Extranet

Castellano · English · Français · by Google

Calendario

<Octubre 2017>
LMXJVSD
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031

Agenda del mes


Desde la N-234 Burgos-Sagunto, se toma un cruce a la derecha que conduce a Pinilla de los Barruecos y desde aquí, por la V-9216, se llega a Mamolar una vez recorridos cinco kilómetros.

Pingada del Mayo

Fiestas

La Pingada del Mayo es una de las fiestas más significativas de Mamolar.

Mamolar pone el Mayo en la Plaza, desde hace ya varios años, el sábado más próximo al 1 de mayo para facilitar la asistencia de mamolenses, visitantes y amigos.

El poner el mayo en la plaza pública tiene orígenes ancestrales. Predecesores en poner el mayo fueron, entre otros, los romanos, quienes celebraban  con ello la llegada de la primavera. En Hispania se adoraba a Bona Dea o Maya y con los mayos celebraban en su honor la llegada de la primavera con el simbolismo que esta estación encierra.

FOTO

Mamolar ha desarrollado a lo largo de siglos parte de su actividad económica alrededor del mundo de la madera. Desde la Edad Media sus hombres participaban activamente en las Rutas de Carreteros por toda España. Fabricaban carretas para la distribución de todo tipo de mercancías por el territorio nacional. Como participantes de la Real Cabaña de Carreteros, transportaban la madera por las múltiples rutas carreteriles españolas con carros tirados por vacas y bueyes para abastecer las construcciones de catedrales y las necesidades de la flota, para transportar acero, sal y otras materias primas y alimentos.

Muchas de las familias mamolenses tenían su taller de carpintería con cuya actividad aportaban ingresos para el sostenimiento de la vida familiar. La mano de obra era siempre masculina y el trabajo lo realizaban entre el padre y los hijos principalmente. También había carpinteros por cuenta ajena. Hoy en día, dos familias viven de la madera. Hacían puertas, portones, ventanas, mobiliario para el hogar, trillos, carros, escaleras de mano, bancos de iglesia… Estos trabajos los realizaban por encargo de los vecinos de los pueblos de la provincia de Burgos y limítrofes. En las ferias de Lerma, Aranda, Burgos o Miranda siempre estuvieron los carpinteros de Mamolar vendiendo sus puertas, ventanas, escaleras y trillos. Las mujeres, por su parte, dedicaban una parte importante de su tiempo a las tareas del campo, a las labores de la casa y al cuidado y educación de los hijos.

La jornada del Pino-Mayo comienza por la mañana. Todos los vecinos y visitantes se trasladan al pinar, monte muy cuidado ya que los mamolenses siempre fueron muy respetuosos con su medio ambiente. Se selecciona el mayo y los mozos lo talan. Además se cortan otros pinos más para completar el lote de la subasta. Una vez caído el pino al suelo, los asistentes lo celebran con una ovación y aplausos. Acto seguido, los técnicos de Medio Ambiente, lo miden y lo cubican. El mayo de 2011 medía más de 24 metros de largo y cubicaba algo más de 1.350 partes de madera, (1,350 m3). Un ejemplar de categoría.

FOTO

En el mismo pinar se continúa la fiesta popular del mayo. Se cocina una sabrosa paella de más de 250 raciones para todos los asistentes a la corta del pino-mayo. La comida finaliza con una velada de juegos tradicionales. De entre todos merece destacar  el juego de la calva, también de origene romano.

 

 

El mayo se transporta a media tarde desde el pinar hasta la plaza del pueblo en un carro arrastrado ahora con un tractor, al no haber ya yuntas de vacas o bueyes. Pasadas las 17 horas se inicia la pingada del mayo en la plaza con los procedimientos tradicionales, tal cual lo han venido haciendo nuestros antepasados desde hace cientos de años: con el carro, tijeras de madera, sogas, tablones, mazo de madera, y otros recursos naturales.

 

 

El poner el pino de pie, enhiesto en la plaza del pueblo, es todo un espectáculo de movimientos, coordinación, órdenes y esfuerzo. Todos a una consiguen poner el mayo en la plaza. Los mozos aportan la fuerza, los mayores, experiencia. Los niños, colorido y la futura cantera del sostenimiento de estas tradiciones. El mayo permanecerá como un hito dominante durante todo el mes. Para festejar la puesta en pie del mayo, los mozos y mozas reparten productos de matanza regados con porrones de buen vino a todos los asistentes. Después, música, juegos y diversión.

Por la tarde-noche era costumbre celebrar un Concejo en el Ayuntamiento el día que se ponía el mayo. A este Concejo asistían sólo los hombres y demás varones del pueblo. Los hombres llevaban su merienda y el Ayuntamiento les regalaba todo el vino que quisieran, más un jarro lleno de vino para llevarlo a la casa. Con la merienda y los buenos tragos de vino, dado que muchos vecinos eran carpinteros, la subasta se ponía de "picadillo". Y después de muchas pujas,  el alguacil remataba la adjudicación  con el  "y a las tres que a Vd. le haga buen provecho". En la actualidad la subasta se realiza después de una cena popular con la participación tanto de hombres como de mujeres. Mamolar integra y no discrimina en este Concejo a las mujeres en esta suba. El valor de la subasta se lo reparten al 50% los mozos y el Ayuntamiento.


logo junta logo feoga logo ministerio logo leader logo agalsa logo diputacion

¿Quieres que te informemos con un SMS de los eventos que tienen lugar en la Sierra de la Demanda?

mail

mail


¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.


mail
Asociación Grupo de Acción Local AGALSA Sierra de la Demanda
C/ Ondevilla, 24. 09199. Pineda de la Sierra. Burgos. España
Tfnos. 947 42 40 28 / 608 742 743
Fax: 947 42 40 29
agalsa@sierradelademanda.com