Las últimas nieves
Amaneceres sorprendentes
Patrimonios turísticos e históricos
Pizarra
Paisajes increíbles
Energías renovables
Castellano · English · Français · by Google

Calendario

<Junio 2017>
LMXJVSD
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930

Agenda del mes


Arqueología industrial en Pradoluengo

Etnografía

FOTOObrador de calcetineras. Alrededor de 1920.

Obrador de calcetineras. Alrededor de 1920.

 

(Por Juan José Martín García).

La localidad de Pradoluengo se ha caracterizado a lo largo de su Historia por su dedicación a actividades relacionadas con la industria textil lanera. 

El desarrollo del sector secundario en la Sierra de la Demanda y en concreto en Pradoluengo, tuvo un probable origen en la Edad Media, pero las fuentes documentales no hacen referencia expresa hasta el siglo XVI, cuando se protocolizan ventas de varias arrobas de lana para su transformación en tejidos. Las primeras elaboraciones consistían en paños bastos elaborados con las lanas de peor calidad, a pesar de que en el entorno de Pradoluengo se criaban enormes rebaños merinos trashumantes, que aportaban las mejores calidades de lana existentes en el momento. Sin embargo, la lana de las merinas se dedicaba en su mayor parte a la exportación hacia países europeos. Por tanto, los tejidos pradoluenguinos tenían como base para su confección la lana churra que, curiosamente, tras las últimas investigaciones en los protocolos notariales, tenían su origen en el valle del Tirón (zona de Belorado, Fresno, Cerezo, etc). 

En las fases de elaboración de paños, sayales y bayetas -tejido este último en el que se especializó la industria pradoluenguina-, tuvo gran importancia la existencia en Pradoluengo de un pequeño río, denominado Yguagua en su nacimiento y Río de Pradoluengo posteriormente, con un caudal regular a lo largo del año. A su vera se instalaron distintas construcciones ya desde el siglo XVI que aprovechaban las aguas para realizar varias operaciones: lavaderos para lavado y secado de lanas, hilaturas para el cardado e hilado de las mismas, batanes para el desengrase, batanado y apresto de los tejidos, tintes para la coloración de los textiles, etc. Más de treinta establecimientos se fueron concentrando en un tramo de caudal de unos dos kilómetros, aprovechando la fuerza hidráulica hasta el extremo. De aquellla treintena de batanes, tintes, lavaderos e hilaturas, apenas quedan en la actualidad media docena en pie, aunque aún se intuyen las ruinas de la gran mayoría. 

 

FOTORío de Pradoluengo.

Río de Pradoluengo.

En sentido descendente de las aguas del Río de Pradoluengo, los establecimientos son los siguientes: Batán o Máquina de Alfileres, Batán de Vizcarraya, Hilatura de Marina (o de Prados Mayores o de la Pasada de Villamudria, que de las tres formas se conocía), Batán de las Cuatro Pilas (contiguo a la anterior), Hilatura La Nueva, Hilatura La Rueda, Lavadero y batanes de San Antonio, Hilatura de Belén, Batán de Moleco, Batán e Hilatura del Molino Encimero (o la Trapera), Batán del Agua Sal, Batán del Frontal (o de Blas), e Hilatura, Lavadero, Batán y Tinte de Zubiaga.

Tras Zubiaga ("lugar al lado del puente" en euskara), comienza el casco urbano de Pradoluengo propiamente dicho, en el cuál también se situaban un número importante de hilaturas, batanes y tintes, entre otros el Batán de Chano, los numerosos batanes, hilaturas y edificios titulados "de Barría" (su concentración provocó numerosos pleitos a consecuencia de la utilización del agua), el Batán e Hilatura de Tito, la Hilatura de Las Viñas, la Maquinita, el Molino de la Isabelita, la Máquina e Hilatura de las Fuentes, la Máquina de San Roque (con hilatura y batán), la Hilatura de San Roque el Viejo, etcétera, además de los numerosos obradores o pequeñas fábricas situadas en las partes bajas de las casas, donde se llevaba a cabo el proceso del tejido, en uno o a lo sumo dos telares en cada casa (a mediados del siglo XVIII en torno a 100 obradores). Esta configuración continuó siendo la mayoritaria hasta finales del siglo XX. Los obradores de bayetas se reconvirtieron a lo largo de las décadas de 1880-1920 en pequeñas fábricas de fajas, boinas y, sobre todo, de calcetines, primero hechos de lana, a partir de 1920 de regenerados de ella, posteriormente de algodón y, ya en las últimas décadas del siglo XX, de materiales sintéticos.

Aún hoy, como auténticas muestras de un pasado genuino, se continúan oyendo en varias casas de Pradoluengo y en el polígono industrial de Los Llanos, los inconfundibles bisbiseos de los telares mecánicos, con su trajín de agujas y bobinas de hilo...

FOTOCauce para el movimiento de batanes, tintes e hilaturas en la zona de Las Viñas.

Cauce para el movimiento de batanes, tintes e hilaturas en la zona de Las Viñas.

En la actualidad, varios fabricantes de la localidad, preocupados por la recuperación del ingente patrimonio industrial de este enclave textil, están empeñados en la puesta en valor de distintos elementos característicos de la extensa Historia de la Industria Textil de Pradoluengo. Tanto desde el grupo de acción local Agalsa-Sierra de la Demanda como por parte del ayuntamiento de la localidad y de la asociación de patrimonio industrial de Burgos se están apoyando estas iniciativas, que se reflejarán en breve en varios frutos de calidad que potencien el turismo específico y sean acicate para proyectos de futuro que recuperan el enorme patrimonio pradoluenguino en torno a los antiguos establecimientos fabriles, documentación generada por los mismos, y riqueza etnográfica y antropológica existente al respecto.

INFORMACIÓN BIBLIOGRÁFICA:

1.- Juan José Martín García: Historia de la Industria Textil de Pradoluengo (I). Los orígenes (1567-1720). Burgos, Aetpra, 2004.

2.- Juan José Martín García: Historia de la Industria Textil de Pradoluengo (II): La etapa preindustrial (1720-1820). Burgos, Aetpra, 2005.

3.- Juan José Martín García: La industria textil de Pradoluengo (1534-2007). La pervivencia de un enclave industrial. Valladolid, Junta de Castilla y León. 2007.

Información complementaria: Diablo de la Hilatura de Zubiaga



« Principales ríos de la Sierra de la Demanda Ruinas míticas: San Pedro de Arlanza »

logo junta logo feoga logo ministerio logo leader logo agalsa logo diputacion

¿Quieres que te informemos con un SMS de los eventos que tienen lugar en la Sierra de la Demanda?

mail

mail


¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.


mail
Asociación Grupo de Acción Local AGALSA Sierra de la Demanda
C/ Ondevilla, 24. 09199. Pineda de la Sierra. Burgos. España
Tfnos. 947 42 40 28 / 608 742 743
Fax: 947 42 40 29
agalsa@sierradelademanda.com